Fedaeps  

Cambio civilizatorio

Economía Crítica

Alternativas

Resistencias

Diversidades

Feminismo

Nosotras
01-07-2012

Segunda advertencia a América Latina

Por Frida Modak

El golpe de Estado que se ha consumado en Paraguay es una nueva voz de alerta a los pueblos latinoamericanos, la primera fue el golpe de Estado en Honduras y esta vez no debe permitirse que la gravedad de lo ocurrido ahora se diluya como sucedió en el caso hondureño.

Con otra modalidad, para evitar una reacción similar a la que provocó el golpe de Honduras, ahora se convocó a una sesión del parlamento paraguayo para discutir un llamado “libelo acusatorio” contra el presidente Lugo, en vez de falsificar una renuncia como se hizo en relación al presidente Zelaya.

Más allá del “show” tenemos que entender que los grupos de poder del llamado mundo desarrollado no van a respetar nada, ni constituciones, ni parlamentos ni mucho menos los derechos de los pueblos porque su objetivo es salir de la crisis que ellos mismos han creado.

El “motivo”, si así se lo puede llamar, que habría originado el conflicto no puede ser más falso. La disputa por la tenencia de la tierra en Paraguay no sólo es antigua sino que es permanente porque los “influyentes” no cejan en su propósito de apropiarse de ella.

Quien haya estado en Paraguay aunque sea un par de días, habrá leído en la prensa los detalles del conflicto por la tierra de ese momento. En el caso actual hay casualidades reveladoras, las tierras eran de uno de los hombres más ricos e influyentes de ese país. Desde luego fueron “adquiridas” durante la dictadura de Stroessner y resulta que de la matanza de campesinos que hicieron los policías enviados a desalojarlos se responsabilizó de hecho al presidente Fernando Lugo, en vez de investigar lo actuado por el jefe de la policía.

Los motivos reales del golpe de Estado también han ido quedando al descubierto. Las transnacionales tienen la mirada puesta en Paraguay, en sus tierras, ríos y demás recursos naturales.

Ricos, pero pobres

Paraguay se cuenta entre los países pobres, sin embargo su territorio guarda codiciadas riquezas y eso es lo que está en el fondo de las situaciones que le ha tocado enfrentar a sus habitantes, desde guerras a largas dictaduras.

Es un país que no tiene costa marítima, pero sus dos ríos principales, el Paraguay y el Paraná llegan al Océano Atlántico y tiene puertos francos en el río Paraná. El río Paraguay divide al país en dos regiones, la Oriental y la Occidental o Chaco.

La primera abarca el 39 por ciento del territorio del país y allí vive el 97.3 por ciento de los habitantes. La Occidental comprende el 61 por ciento del territorio y allí habita el 2 por ciento de la población.

Pero la mayor riqueza está en las reservas de agua dulce del llamado Acuífero Guaraní, que cubre un millón 190 mil kilómetros cuadrados, que comparte con zonas de Brasil, Uruguay y Argentina.

Se estima que este acuífero contiene 5 mil kilómetros cúbicos de agua, con lo que es capaz de abastecer a la población mundial actual, 6 mil millones de personas, durante 200 años.

En abril de este año, el gobierno del Presidente Lugo anunció que realizaría un inventario de los recursos naturales del país, para lo cual se formó un grupo de trabajo cuyo objetivo inmediato era valorizar e inventariar todos los bienes naturales para ir construyendo una visión común para su uso a fin de que la sociedad se beneficiara de ellos, según señalaron los ministros del Ambiente y de Planificación.

Los resultados o avance de este inventario no han trascendido, pero en la reunión cumbre Río+20 realizada hace pocos días en Río de Janeiro, los representantes de Paraguay pidieron soberanía sobre los recursos naturales.

El canciller Jorge Lara Castro señaló:”Abogamos por una integración energética solidaria basada en la soberanía de los recursos naturales en nuestros países y por una transferencia de tecnologías limpias que contribuyan al desarrollo de nuestros pueblos”.

Responsabilizó al modelo económico de la crisis mundial debido a que “no ha dado prioridad a la vida y la naturaleza sino a los mercados”. Sostuvo que la naturaleza no puede ser tratada como mercancía sujeta a las leyes del mercado.

Más adelante manifestó que “Sudamérica abastece al mundo pero gran parte de la población sufre, pasa hambre y vive en condiciones de extrema pobreza”, agregó que la región está ante el “desafío de la concreción histórica que involucra la recuperación soberana de los recursos naturales y energéticos para avanzar hacia la soberanía”.

No resulta casual, entonces, que el golpe de Estado se produjera un par de día después y que Jorge Franco, que asumió como nuevo presidente dijera que va a utilizar la energía de las hidroeléctrica de Itaipú y Yaciretá para crear industrias y crear empleos para que los paraguayos no tengan que buscarlos en otros países.

P.-S.

El artículo forma parte de la compilación Junto a Paraguay ¡América Latina Resiste! FEDAEPS, Quito, 2012. Tomado de http://alainet.org/active/56106&amp...


Twitter Facebook RSS Youtube
Artículos relacionados

Causalidad sin casualidad Todo proceso (...)
Un mes atrás, un viernes 22 de junio, denunciamos
El pasado viernes (29/6) entrevistamos al (...)
La caída del presidente del Paraguay, Fernando (...)
Si no puede ver el controlador de audio (...)
1. Crisis del Poder Judicial El jueves 12 (...)
Esta publicación recoje varios textos que, (...)
Fedaeps - Fundación de Estudios, Acción y Participación Social
Av. 12 de Octubre N18-24, oficina 203, Quito, Ecuador • (593 2) 255 9999 • info@fedaeps.org