Fedaeps  

Cambio civilizatorio

Economía Crítica

Alternativas

Resistencias

Diversidades

Feminismo

Nosotras
09-04-2013

La faz mediática de las elecciones presidenciales en Venezuela

María Augusta Calle

Ponencia presentada durante el panel: Elecciones en Venezuela: lecturas y Aprendizajes, Quito, noviembre 2012

La información disponible sobre el papel desempeñado por los medios de comunicación en el proceso electoral venezolano es extremadamente abundante. Analizaré aquí una zona de esa información.

El 7 de octubre de 2012, día de las elecciones presidenciales en Venezuela, los acompañantes internacionales de este proceso electoral nos encontrábamos en las instalaciones del Consejo Nacional Electoral (CNE), a la espera, ya en la noche, de que llegasen los miembros de este órgano con los resultados electorales.

Nosotros/as no podíamos salir a ver qué pasaba porque éramos acompañantes internacionales y nuestro compromiso partía de la imparcialidad a la hora de juzgar el proceso electoral. Solo podíamos ver, mientras tanto, las informaciones de prensa. Empezaron a llegar noticias que afirmaban que Capriles había ganado la elección, por parte, por ejemplo, de RCN. El País y El Comercio repitieron lo mismo.

La información de la BBC que anunciaba el triunfo de Capriles rebotó con más fuerza en los distintos medios. El semanario Focus la amplió y le sumó más detalles. Este mismo semanario, el 2 de octubre, cinco días antes, había publicado en primera página la siguiente noticia: "Político de oposición, Capriles, abatido a tiros", "Elecciones presidenciales producen dos muertos".

El texto apareció en la página web de este medio el 2 de octubre a las 8:23 hora alemana, y el 5 de octubre todavía no había sido retirado. Es decir, sabiendo que se habían equivocado —Capriles seguía dando declaraciones y seguía vivo ante los ojos del mundo entero—, dejaron el titular.

En ese mismo artículo se informaba lo siguiente: "Según las encuestas el presidente debe temer cada vez más por su victoria. Los inversores extranjeros están esperando una victoria de Capriles, amigo de las empresas, y el final de la ola de nacionalizaciones". Estas informaciones no eran tiros al aire de un medio despistado, menos de Focus que por algún tiempo representó una referencia para quienes manejamos la comunicación. Era parte de una estrategia mundial de desinformación sobre las elecciones en Venezuela.

Esta estrategia incluyó diversos medios a nivel internacional. Estuvo El País de España, estuvo la BBC. En el comando de la estrategia desinformativa en América Latina estuvo NTN, de Colombia. Estuvieron junto a ellos, rebotando la información producida especialmente por NTN y CNN en español y en inglés, todos los medios de comunicación, socios de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP).

En el Ecuador se informaba a diario que Chávez estaba perdiendo, que estaba enfermo, que estaba muerto: una serie de informaciones absolutamente falsas en ese momento, pero que eran reproducidas de manera casi textual por los diferentes medios —El Comercio, El Universo, El Hoy, El Expreso—, como también se reproducían las mismas imágenes en Teleamazonas, Ecuavisa, Telerama, entre otros medios. Este conjunto hace parte de lo que se llama la guerra de cuarta generación dentro de la comunicación, que en el caso de Venezuela, de Ecuador y de Bolivia tiene varias estrategias.

Me voy a centrar en una de estas estrategias: la formación de matrices de opinión. Este es uno de los puntos fundamentales de ejecución de la guerra de cuarta generación. Se implementó en Siria, en Libia, en Honduras y en Paraguay.

¿Qué quiere decir «una matriz de opinión»? Esta es una definición de aquellos que analizaron estas matrices de opinión en Venezuela: es «comunicar todos los días y en todos los periódicos, emisoras de radio y televisión posibles, de una determinada comunidad, una idea o un pensamiento específico, sea una simple conjetura o especulación con el entorno, y de la forma conveniente para que las personas de dicha comunidad, al ser bombardeadas de manera incesante por los medios de comunicación, crean vehementemente en ello hasta el punto de ni siquiera preguntarse si será o no cierto».

En otras palabras, una matriz de opinión sería una mentira contada mil veces que se convierte en verdad. Estas matrices de opinión, estos mensajes repetidos de forma permanente, tienen otras dos características: en todos los medios se reproduce el mismo mensaje al mismo tiempo. Si se ve la televisión, se lee el periódico o se escucha la radio, en todos aparecerá el mismo mensaje.

Tal temporalidad es una de las características importantes en la creación de matrices. En Venezuela, según se pudo observar, se empezaba a generar esta matriz de opinión los días lunes. Ahora, tenemos que leer este proceso también desde el Ecuador, donde comienzan a generarse los días miércoles. ¿Por qué en Ecuador son los miércoles? Porque el día sábado, en el Enlace Presidencial, se coloca la agenda de los medios. El presidente pone la agenda de los medios que la manejan domingo, lunes y martes y el miércoles comienzan ellos a poner su mensaje o su matriz de opinión.

Esto parece ciencia ficción, pero está lejos de serlo. Para demostrarlo, comentaré un estudio sobre la prensa venezolana, focalizado en un momento previo a las elecciones de octubre. Estos análisis se realizan todas las semanas, dentro de un marco de estudio permanente sobre los medios.

Tengo aquí los resultados del análisis de matrices de opinión del 26 al 29 de agosto de 2012. ¿Por qué escogí estos días? Porque fueron justo los días de la explosión de la refinería de Amuay. Los medios analizados fueron El Nacional, El Universal, Últimas Noticias, El Nuevo País, 2001 de prensa. En televisión, fueron analizados Venevisión, Globovisión y Televen. Aquí se encuentra algo bien interesante respecto a cómo los medios impresos cubrieron la explosión de esa refinería. Se utilizaron 19,358 cm2 para cubrir esa información. Esto es solo esos días, del 26 al 29 de agosto. Esa cifra corresponde al 30% del espacio de los medios impresos que mencioné hace un momento. O sea, se destacó de forma impresionante la noticia. ¿Cómo se la destacó? El 15% de este 30% que la cubrió, dijo que había sido una explosión, otro 12% la cubrió presentándola como un duelo nacional. El 12% lo enfocó diciendo que era una falta de mantenimiento de la refinería, el 13% ligó a la guardia nacional en el suceso. El 11% se refirió a los muertos, el 10% habló del operativo, el 9% destacó que Chávez mandó a investigar, el 8% se dedicó a decir que había sido una fuga de gas por falta de mantenimiento.

Esta matriz tuvo que ser desmontada por el propio presidente Chávez. El presidente llamó a la reportera de NTN para decirle «¿por qué lo estás haciendo?». Veremos el por qué de esta pregunta. Sobre estas noticias acerca de la explosión de la refinería se ha hecho un análisis cualitativo del discurso.

¿Qué decía Capriles frente a esto? ¿Cuánta cobertura se le ofreció para hablar sobre el tema? Capriles habló en televisión 72 veces en los canales mencionados. La mesa de la unidad habló sobre el tema 168 veces y el PSV habló 123. Chávez no habló sobre este punto en estos canales, ni siquiera una sola vez. En general, tenemos que esta desgracia se enfocó en los canales de televisión en la perspectiva de un desastre nacional: 13,013 veces se presentó como tal. Es decir, 45% de las noticias aseguraron que fue un desastre nacional.

Se le dio oportunidad a la mesa de la unidad en todos estos canales a que se expresase 894 veces sobre el tema: el 13%. A Capriles se le dio la posibilidad de hablar 2,642 veces en todos los canales. Es decir, 40% de las opiniones sobre el tema de la refinería fueron ofrecidas por Capriles. Al PSV se le dio posibilidad de hablar 123 veces entre todos los canales, el 2% del tiempo utilizado y a Chávez 0%.

Frente a esta realidad formulo una pregunta. Una de las matrices de opinión construidas sobre los gobiernos de Venezuela y del Ecuador, también sobre los de Argentina y Bolivia, es, fundamentalmente, que estos gobiernos tienen una hegemonía comunicacional. Se asegura que desde los medios gubernamentales se maneja el gran discurso oficial.

Ahora, ¿estos datos no prueban acaso otra cosa? ¿En dónde está la hegemonía de la comunicación? ¿Quién en realidad pone el tema sobre la mesa?, ¿De qué manera se construyen estas matrices de opinión que permiten que los medios de comunicación se conviertan en actores políticos, absolutamente deliberantes, dentro de los procesos políticos de nuestros países?

He tomado este hecho como ejemplo, pero si se recorren los meses anteriores a las elecciones en Venezuela, se puede apreciar cómo se fueron construyendo, a través de esta temporalidad, una serie de matrices de opinión. Así, se empezó manejando la matriz del fraude electoral, adjetivando al árbitro electoral, desconociendo su probidad, colocando dudas sobre el sistema más perfecto de elecciones que yo haya podido ver. Estas matrices se crean además con otro elemento importante: las «fuentes reservadas». «Información obtenida de una persona absolutamente cercana al presidente Chávez», «alguien de su círculo más íntimo que nos ha pedido la reserva de su nombre».

Otras matrices con las que se trabajó fueron la de la violencia y la de la inseguridad permanente. «Chávez está preparando comandos armados en caso de perder las elecciones». La matriz relativa a la inseguridad es una matriz permanente, pero se fortaleció en el proceso electoral. Otra matriz, distribuida antes de las elecciones, se dedicó al desabastecimiento de víveres.

Con todo esto, se iba creando miedo. Por ejemplo, se dijo que se iba a regular la televisión por suscripción. Según esta versión, en la Asamblea Nacional el oficialismo estaría exigiendo una ley para regular la televisión por suscripción. La gente se aterró porque «cómo nos van a regular si estamos pagando para ver la televisión, es el colmo, es la falta de libertad absoluta».

Las matrices del miedo, el fraude y la desestabilización se manejaron de diferentes maneras. Por otro ejemplo, se dio enorme importancia a un escaso número de venezolanos que viven en Miami, que no podían votar. «¿Cómo esta pobre gente no puede votar, se les está impidiendo su derecho a la expresión democrática?» Con esto, se armaba una enorme campaña en torno a un muy escaso número de venezolanos residentes en Miami que no podían ejercer sufragio.

Este conjunto, además, se maneja a través de un elemento fundamental, sobre el que creo debemos alertar: el instrumento político de las encuestas. Eran las encuestas, supuestamente, las que permitían manejar estas diferentes matrices que iban moldeando los escenarios. Lo que se vivió en Venezuela fue una construcción de un discurso a través del manejo de matrices de opinión, de un discurso para situar al presidente y al gobierno del presidente Chávez como la antípoda de la libertad, como el signo de la ineficiencia y de la corrupción, como el líder de un proceso regional de desmoronamiento de las democracias latinoamericanas.

La experiencia de lo que vivió Venezuela debe servir para el Ecuador, estando atentos a las matrices de opinión que se generan con este tipo de fines. Una campaña electoral es una guerra, es un estado de guerra en el que existen enemigos. Creo que es indispensable que nosotros seamos capaces de comprender las tácticas del enemigo y tener nuestras propias estrategias de comunicación.

La enorme diferencia está en que ellos ponen esas matrices de opinión desde el odio, desde la necesidad de volver a un pasado oprobioso, colocan esas matrices por la necesidad de devolver al estado de vasallaje a estos países, ahora soberanos. Pero nosotros tenemos la obligación también de generar información y opinión desde el otro lado, desde la luz, desde la verdad, desde la esperanza, desde el sueño de que es posible construir estos países soberanos, desde la posibilidad real de tener países felices, justos. Desde la posibilidad real, porque ya nos hemos dado cuenta de que sí es posible, de tener niños con pan y con escuela, mujeres altivas, mujeres libres, hombres y mujeres que son capaces de defender su patria porque sienten orgullo por estas patrias. Creo que sí es posible. Debemos empezar a hacer este ejercicio de revertir sus estrategias para la construcción de esta Latinoamérica bella, unida y posible.

P.-S.

Descargar publicación del panel completo en pdf:

PDF - 1 MB

Twitter Facebook RSS Youtube
Artículos relacionados

Conferencia magistral de Immanuel Wallerstein (...)
Debates, pensamientos y propuestas recogidos (...)
La convocatoria al análisis del proceso (...)
El discurso de seguridad alimentaria persigue (...)
Irene León entrevista a la economista mexicana (...)
Ritual realizado en Quito, Ecuador, en el (...)
La amenaza de una nueva crisis alimentaria es (...)
Fedaeps - Fundación de Estudios, Acción y Participación Social
Av. 12 de Octubre N18-24, oficina 203, Quito, Ecuador • (593 2) 255 9999 • info@fedaeps.org